La bruja de la limpieza

Escrito por cleanworld 11-08-2009 en General. Comentarios (0)
 
 

Capítulo VIII

 Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos de feliz recordación.

Episodio de las Nuevas Aventuras de nuestro hidalgo Don Quijote de la Mancha.


La bruja de la limpieza.

 

En la ciudad de Asunción, en un lugar llamado Cateura vivía un niño de 6 años que tenía que subsistir a expensas de la basura que llegaba al lugar, debía rebuscar y meterse en las montañas de basura para encontrar algo que fuese útil para satisfacer sus necesidades diarias; por lo que estaba en continuo contacto con residuos, desechos y toda clase de impurezas.

Un día, como todos los demás, haciendo las actividades rutinarias, Iván empezó asentirse débil, con mareos, náuseas y alucinaciones. Horas después, él ya no soportaba más y sentía que llegaría su fin. En ese mismo momento, observó que se iba acercando una mujer anciana y mientras más se acercaba, él la veía crecer y crecer con imagen de bruja.

La anciana lo vio tirado, inconciente ahí en el barro; lo levantó y le preguntó si se encontraba bien. El lugar estaba lleno de desechos, de basura sin clasificar. Iván abrió los ojos, miró a la anciana y creyó reconocer en ella a su fiel escudero "Sancho Panza."

-¡Oh, Sancho! Finalmente nos hemos reencontrado.

La anciana no entendía nada, solo estaban ellos dos. De repente, el niño que  creía ser Don Quijote de la Mancha le dijo:  

-Ayúdame a levantarme, quiero ponerme de pie. ¡Cuidado, Sancho! ¡Detrás de ti!

La anciana muy asustada lo ayuda a incorporarse. Nuestro Quijote se levanta y le dice que le entregue sus armas y su armadura. La anciana se da la vuelta y solo ve una escoba, una  pala y bolsas de basura.

Iván, convertido en Don Quijote, insiste en que le pase sus armas y la anciana no sabiendo ya qué hacer le pasa la escoba y demás objetos.

-¡Retrocede, fiel escudero! Allí detrás de ti una bruja negra se ha levantado.

La anciana mira y solo ve una montaña tapada con bolsas de basura.

   -¡Pelea si eres valiente!, gritaba Iván a toda voz.

Como, la supuesta bruja no respondía, nuestro héroe decidió atacarla.

La anciana intentó detenerlo explicándole que solo se trataba de una montaña de basura, pero Iván no la escuchaba. A voces gritaba:

       ¡Cuidado, Sancho! ¡No nos vencerá!

Y sin más arremetió contra la montaña dando escobazos sin ton ni son.

Cuando se convenció de que había derrotado a la bruja, le dio instrucciones a Sancho para que recogiera los restos de esta, que habían quedado esparcidos en el campo de batalla.

La anciana, no queriendo contradecirlo, recogió la basura y la recicló correctamente.

Así termina este episodio memorable de las nuevas aventuras del Quijote.